Iniciado por su abuela

1K
Share
Copy the link
Hasta el día en que el joven descubrió accidentalmente que su madrastra y su abuela regentaban un lupanar. Vivió una vida protegido e inocente en el hermoso castillo. Pero a partir de ahora sabe lo que significa follar. No obstante, ahora lame con avidez los coños y se sumerge en el remolino de la lujuria prohibida…